Confesiones, Personal

Carta perdida

Esta no es más que otra carta de las tantas que te he escrito y que he guardado en el cajón, sin atreverme a hacértelas llegar.

No te escribo para decirte lo mucho que te amé, sino para pedirte perdón.

Te hice mucho daño. Tú sacaste lo mejor y lo peor de mí. Y eso no quiere decir que te merecieras todo lo que hice. Todas las palabras hirientes que te dije, todas las miradas de desaprobación. Las llamadas que no contesté, los regalos de tu parte que boté.

¿Por qué? ¿Por qué me comporté así? No lo sé. Ojalá pudiera entenderme mejor y así darte una disculpa sincera, pero la verdad es que no hay una respuesta.

Ahora tú estás con alguien más. Alguien que te hace feliz. Me costó al principio, no te voy a mentir, asimilar verte caminar por los pasillos agarrado de manos con ella, sonriendo de tal manera que no había nada que te sacara de ese mundo. El mundo que ella te regaló.

Fui egoísta. No quería saber nada de ustedes dos. Rechacé tu invitación  de cumpleaños, sólo porque ella estaría ahí. Me comporté distante y tosca cada vez que nos veíamos en alguna reunión con los amigos, sólo porque estaba herida, ¿herida de qué? ¡Si era lo mínimo que te merecías! Estar con alguien que supiera tratarte bien.

Pasé madrugadas preguntándome qué tenía ella que yo no tuviera, qué la hacía mejor que yo. Preguntándome por qué hacías con ella las cosas que conmigo nunca quisiste llevar a cabo. Me estaba lastimando a mí misma sin ningún motivo. ¿Por qué pensar en ti, cuando yo ya no asomaba en tu pensamiento?

Entonces lo supe. Me sentía culpable. 

En un viaje de vuelta a casa, lo vi todo más claro. Había entendido por fin que las lágrimas que te hice botar, fueron lágrimas que quemaron en mis sentimientos. ¿Cómo pude lastimar a quien amaba tanto? Eso no es amor. Amor no es descuidarte, amor no es exigirte más de lo que puedes darme, amor no es no aceptarte tal como eres, con tus errores. Y sin embargo, fuiste tan especial para mí…

¿Fue mi amor tóxico para ti? Sí, sí lo fue. Y tú supiste dejarlo atrás. Desprenderte de lo que te hundía, para volver a florecer.

Y me lo hiciste saber, ese día cuando después de un año nos volvíamos a encontrar a solas. “No me dolió nuestra ruptura, porque apenas dejaste de estar en mi vida, yo me sentí aliviado”. ¿Y sabes qué? Cuando dijiste eso, no me dolió. Entendía lo verdadero que era. Yo también me sentí aliviada al escucharte decir eso.

Dos años han pasado.

Todavía te conservo en el recuerdo. Muchas cosas terminan llevándome a ti. Como mi mascota, esa que tú me regalaste y ha crecido tanto. O como las viejas fotos que nunca tendré el valor de borrar. ¡Éramos tan jóvenes y tan tontos!

Incluso, en estos días, arreglando el cuarto, encontré el peluche que me regalaste. ¿Te acuerdas? Fue un día antes de Navidad, y yo me había obsesionado por tenerlo. Pero ¡ay! No tenía dinero… y entonces, apenas pudimos vernos un par de días después, apareciste con él entre tus brazos.

Ya no sé nada de ti. No sé si estás bien, si la vida te trata con dulzura. No sé si pudiste pasar el año en la Universidad o si al final te irás del país. A veces me gustaría hablar contigo. Irnos a tomar algo y entonces ponernos al día, para luego no vernos en mucho tiempo. Pero ni siquiera tengo cómo contactarte, te  encargaste de borrarte de mi vida completamente.

Esta carta, como muchas más, quedarán en el olvido. No la escribí pensando en los buenos tiempos. La escribí porque te estoy agradecida. Te pasaste por mi vida para hacer grandes cambios, cambios que tú no te imaginas. Y después de que te marchaste, me di cuenta de tantas cosas… de las cosas que hice mal, de lo dañina que era para las otras personas. Gracias a ti cambié, lástima que no cambié a tiempo para no perderte. Lástima que tuve que verte detrás de la puerta, marchándote seguro de la decisión que habías tomado al dejarme.

Jamás lograré desaparecer el dolor que guardas en tu corazón, ni mucho menos el rencor que me tienes. Yo igual te estaré agradecida por haber estado conmigo.

Atentamente,

Tu primer amor. 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s