Personal

Y su regreso fue bonito

Morí. La vi marcharse de la casa con sus maletas. Ni siquiera me dio explicaciones. Tampoco se molestó en darme un beso de despedida. Y ahí quedé yo, viendo cómo ella se marchaba. Y no, no hablo del amor de mi vida. Hablo, de hecho, quien ha hecho mi vida de un amorío eterno. Sí,… Sigue leyendo Y su regreso fue bonito

Anuncios